Ven a la Laponia sueca a finales de invierno

Febrero, marzo y abril son los mejores meses para visitar la Laponia sueca en su esplendor invernal. Es en estos meses cuando los días comienzan a alargar, el frío deja de ser tan intenso y la probabilidad de contemplar auroras boreales sigue siendo alta.

Contemplando auroras boreales en la Laponia sueca, foto: Lola Akinmade Åkerström - imagebank.sweden.se

La aventura comienza en el norte de Suecia, en Skellefteå (a una hora de avión de Estocolmo) una zona donde el turismo se halla en sus albores y que ofrece las experiencias más genuinas lejos de las masas con actividades en el mar helado y en radiantes bosques emblanquecidos por la nieve. Algunas de las actividades destacadas de la región incluyen navegar a bordo del rompehielos Artic Explorer en Piteå (salida los sábados) con la posibilidad de zambullirse en las gélidas aguas del Báltico enfundado en un traje de neopreno.

Contemplar la fauna de la Laponia sueca es el objetivo de los diferentes tipos de safaris que se realizan por el territorio. En Svansele, a una hora de Skellefteå, los safaris de alces permiten, subido en una motonieve, ir en búsqueda de este enorme mamífero que habita los bosques lapones.

En Svansele, Arvidsjaur y Arjeplog se encuentran algunas de las mejores pistas del mundo para probadores de coches en condiciones extremas. Aprovechando esa situación se organizan cursos y experiencias de conducción sobre hielo a bordo de diferentes tipos de coches potentes.

Excursiones en trineo tirado por perros en la Laponia sueca, foto: Staffan Widstrand - imagebank.sweden.se

Alojarse en el Svansele Wilderness Camp en el medio del bosque, sin agua ni electricidad, cenando carne de alce y reno preparadas al fuego. En el Wilderness Camp también se realizan paseos en trineos tirados por bellos huskies. Båtsuoj Sami Center, situado entre Arjeplog y Arvidsjaur, es un centro cultural donde entre renos, historias y antiguas leyendas entorno a una fogata en el interior de una “kåta” (tienda sami) te sumergerás en los pormenores del pueblo sami, el único pueblo indígena de Europa.

En Skellefteå se organizan caminatas con raquetas de nieve de hasta dos horas de duración en el centro y alrededores de la ciudad y para los amantes de los animales, excursiones con el fotógrafo Conny Lundström para avistar el águila real desde un escondite de madera en plena reserva natural.

Gastronómicamente hablando, una aventura por la Laponia sueca implica también un viaje tras la descubierta de nuevos sabores. La diversidad de materias primas de gran pureza invitan a los visitantes a experiencias culinarias muy variadas, magnificadas aun más si cabe por su disfrute al aire libre en plena naturaleza sueca.

Caviar de Kalix, foto: Magnus Skoglöf - imagebank.sweden.se

Algunos de los manjares que la Laponia sueca ofrece son:

  • suovas: carne de reno salada y ahumada que conforma el famoso plato slowfood de los samis.
  • salvelino ártico: en la zona de Arvidsjaur se encuentra el lago Abborrträsk, un lugar magnífico para la pesca del röding. Preparado a la parrilla al aire libre durante una excursión es sencillamente magnífico.
  • pitepalt: plato local que consta de una especie de ñoquis a base de patata, harina de trigo y panceta de cerdo salada servido con mantequilla fundida y mermelada de arándanos rojos.
  • caviar de Kalix: conocido en sueco como Kalix löjrom, y consistente en huevas de corégono blanco de Kalix, posee una denominación de origen protegido cuya distribución llega hasta el norte de Skellefteå.
  • tunnbröd: pan delgado de harina de trigo y centeno que puede ser blando o crujiente servido generalmente con mantequilla, carne de reno o queso.

Dos restaurantes de alto nivel gastronómico permiten vivir las majores experiencias culinarias. El restaurante Nygatan 57 en Skellefteå cuya cocina se caracteriza por la tradición y la innovación y Järnspisen Piteå, en la ciudad de Piteå, que propone platos de alta calidad a base de productos orgánicos locales de kilómetro cero.

Un poco al sur de Skellefteå, en Burträsk, se halla la zona de producción del queso Västerbotten, el llamado “parmesano sueco” con denominación de origen protegido. En el centro para visitantes Västerbottens besökscenter y su pequeño restaurante se puede comer y realizar degustaciones de platos cuya base es este particular queso.

Cómo llegar

Entre abril y noviembre Ryanair vuela directo de Girona a Skellefteå. El vuelo tiene una duración de algo más de cuatro horas. Durante todo el año SAS vuela de Estocolmo a Skellefteå y Norwegian vuela de Estocolmo a Umeå (130 km al sur de Skellefteå) y a Luleå (130 km al norte de Skellefteå). Todos los vuelos tienen una duración aproximada de una hora.

Más información

Laponia sueca: http://www.laponiasueca.se

Skellefteå: http://www.destinationskelleftea.se/en/Destination

Polcirkeln: http://www.polcirkeln.nu/index-en.html

VisitSweden: http://www.visitsweden.com/suecia/Local-pages/Spain/Vive-Laponia-en-tus-vacaciones/

← Volver ← Volver